El-Soradal-2013-vino-raul-perez

Hoy os hablamos de un Bierzo que no es Bierzo, aunque en realidad es un Bierzo de pura cepa; de pura cepa vieja. El Soradal 2013 se elabora con Mencía (90 %) procedente de una parcela de Valtuille de Abajo, Garnacha Tintorera (5 %) y Merlot (5 %), pero no está adscrito a la D.O. Bierzo porque sus creadores (Raúl Pérez y Luis Miguel Fernández) no querían estar atados a las reglas de ningún consejo regulador.
¿Y qué vas a encontrar en El Soradal 2013? Terruño, terroir, el viñedo y sus circunstancias o como quieras llamarlo. En nariz hay fruta roja madura y notas especiadas. En boca es ancho, elegante y muy estructurado, con la madera muy bien escondida. La fruta manda; fruta roja madura y arándanos. Pero es un vino en el que el suelo tiene mucho peso, suelos arcillosos que Raúl Pérez traslada de la cepa a tu copa y de la copa a tu paladar.
Parte de la magia de este prestidigitador de la Mencía se encuentra en la elaboración de un vino cuyas uvas fermentan con raspón en foudres de madera y pasan 12 meses en barricas de roble francés antes de llegar a la botella.
Raúl y Luis cuentan con otros dos vinos en el catálogo de su compañía: El Tesón y La Patena. Aún no hemos tenido ocasión de probarlos, pero este Soradal ha avivado nuestra curiosidad por conocerlos.
🇬🇧
El Soradal 2013 is made with Mencía (90%) from a plot of Valtuille de Abajo (in the Spanish region of El Bierzo), Garnacha Tintorera (5%) and Merlot (5%), but is not assigned to the D.O. Bierzo because its authors (Raúl Pérez and Luis Miguel Fernández) didn’t want to be tied to the rules of any regulatory council.
What will you find in El Soradal 2013? Terroir, the vineyard and its circumstances or whatever you want to call it. On the nose there are ripe red fruit and spicy notes. The palate is wide, elegant and very structured, with well hidden wood. The fruit leads; ripe red fruit and blueberries. But it’s a wine in which the soil has a lot of weight, clay soils that Raúl Pérez transfers from the vine to your glass and from the glass to your palate.
Maybe part of the magic is in its elaboration: fermentation with clusters in wooden foudres and 12 months in French oak barrels.