Manchuela vino de influencia rosado

Tras haber probado algunos vinos muy interesantes de la Denominación de Origen Manchuela, como por ejemplo Salia 2011, Clos Lojen 2017 o Rubatos 2017, nos hizo especial ilusión la propuesta de esta D. O. para catar sus Vinos de Influencia, un blanco, un rosado y un tinto genéricos embotellados para promocionar esta denominación de origen entre los influencers del sector vinícola.
La D. O. Manchuela es relativamente joven, ya que se forma en el año 2000. Comprende 72.000 hectáreas potenciales de viñedo, abarca 70 municipios y, en la actualidad, cuenta con 40 productores adscritos, muchos de las cuales son cooperativas.
Desde el punto de vista climático y geográfico, hay varios aspectos interesantes en esta región. Sus viñedos se ubican a altitudes de entre 600 y 1.100 metros, el clima es continental pero con una clara influencia mediterránea, y su uva autóctona más emblemática, la Bobal, tiene un enorme potencial para desarrollar vinos con personalidad.
Quizá lo que menos convence es la inclusión de hasta 26 varietales en la denominación de origen, algo que en sí mismo no es ni bueno ni malo pero que al final acaba restando identidad a unos vinos que no cuentan con ese factor común que sí define a las regiones vinícolas más icónicas.

Los Vinos de Influencia

El Vino de Influencia Blanco es un monovarietal de Macabeo de la pasada vendimia. Presenta un agradable color amarillo pajizo y una nariz bastante intensa, en la que encontramos fruta blanca, fruta de hueso, algunas notas de frutas tropicales y flores. En boca es sencillo, refrescante fácil de beber y cuenta con una agradable acidez.

Manchuela vino de influencia blanco
Vino de Influencia blanco de la D. O. Manchuela.

Quizá nuestro favorito haya sido el Vino de Influencia Rosado, un monovarietal de Bobal de 2018 que presenta un atractivo color rojo fresa, una nariz intensa y golosa en la que la fresa es la protagonista y una boca en consonancia con la nariz, con frutas rojas en primer plano, cierta acidez y un agradable resto carbónico de una posible fermentación en botella que, no sabemos si intencionado o no, contribuía a incrementar la sensación de frescor en el paso por boca. Es un vino simple y franco que funciona muy bien como aperitivo.
Por último, el Vino de Influencia Tinto se trata nuevamente de un monovarietal de Bobal de 2018 que en nariz nos ofrece una fruta roja (fresa) más madura, notas de canela y de cacao. Su paso por boca es muy astringente, y a su salida encontramos una gran acidez. Es probable que con unos cuantos meses más de botella sus taninos logren refinarse un poco más para ofrecer un trago algo más amable. En cualquier caso, la experiencia ha merecido la pena, aunque solamente sea para hacernos mirar un poco más hacia una región vinícola con un enorme potencial que aún tiene una presencia escasa en nuestras zonas de influencia.

Manchuela vino de influencia tinto
Vino de Influencia tinto de la D. O. Manchuela.