Montes Obarenes 2015

El problema del Barrio de la Estación, en Haro (La Rioja), es decidir cuáles de los bares de vinos de las bodegas ubicadas allí dejas de visitar.
Gómez Cruzado fue toda una sorpresa. Allí nos ofrecieron, por copas, su espectacular Montes Obarenes 2015, e inmediatamente caímos rendidos a sus pies.
Este vinazo se elabora con Viura (75 %) y Tempranillo Blanco. El 80 % de la uva fermenta en barricas de roble francés, donde también hace una crianza de alrededor de un año sobre sus lías, mientras que el 20 % restante la realiza en huevos de hormigón.
A la vista ya se intuye que es un vino serio, y la nariz no hace sino confirmarlo. Hay aromas a campo, fruta blanca y especias. Pero lo mejor está por llegar. En boca es complejo y excita todos los rincones de tus papilas gustativas: hay dulzor, acidez y un finísimo amargor final en un trago largo y sorprendentemente equilibrado.
Posteriormente nos hemos vuelto a encontrar con él en alguna feria, y las sensaciones se confirman. Nada más acercarlo a la nariz, si cerramos los ojos podemos transportarnos sin movernos del sitio a su bodega, al Barrio de la Estación de Haro, al instante preciso en el que caímos rendidos a sus pies.
🇬🇧
The problem wit the Barrio de la Estación, in Haro (La Rioja), where many wineries are located, is that you can’t visit all their wine bars.
Gomez Cruzado was a surprise. There they offered us their amazing Montes Obarenes 2015 by the glass, and we immediately fell in love.
This great wine is made with Viura (75%) and Tempranillo Blanco. 80% of the grapes are fermented in French oak barrels, where the wine ages on its lees for about a year, while the remaining 20% ​​ages in concrete eggs.
You can see immediately that it’s a serious wine, and the nose confirms it. There are aromas of countryside, white fruit and spices. But the best is yet to come. In the palate it is complex and excites every corner of your taste buds: there is sweetness, acidity and a very fine final bitterness in a long and surprisingly balanced drink.
Time later, we’ve tasted it again, and immediately it has transported us to the moment when we fell in love with it.