Monopole Clásico 2015

Cuando le llamaron, le faltó tiempo para decir que sí. A sus ochenta y tantos años, Ezequiel «El Brujo», acudió a la bodega del Barrio de la Estación, en Haro (La Rioja) para volver a hacer un poco de su magia.
Ezequiel García había sido el enólogo de CVNE desde la década de los años 40 hasta los 70, y nadie como él conocía la receta del Monopole, rebautizado hoy como Monopole Clásico, un vino blanco que dejó de hacerse en los años 80 y que hace poco tiempo renació con la añada de 2014, después de que «alguien» de la dirección decidiera descorchar una vieja botella del 79 encontrada en el cementerio de la bodega de la Compañía Vinícola del Norte de España.
Monopole Clásico 2015 es un vino del Norte que tiene algo del Sur, concretamente una pequeña parte de Manzanilla que se ensambla con el vino blanco elaborado en Haro, y también son del sur las botas usadas en las que descansa durante ocho meses una parte del vino.
La manzanilla asoma descaradamente en la nariz, donde encontramos también fruta de hueso, y más tarde aparecen los tostados y ahumados. La boca es coherente con la fase olfativa, con un trago muy largo en el que aparecen frutos secos y una buena acidez.
Este Monopole Clásico combina lo mejor de dos mundos: tiene la fuerza de un vino del sur con el trago fácil de un blanco sin fortificar. Tiene elegancia, intensidad, complejidad y magia, la magia del pasado, la magia de Ezequiel García «El Brujo».