Williams & Humbert Colección Añadas Fino en Rama Jaleo 2010 V Salón de los Vinos Generosos

(← página anterior) V Salón de los Vinos Generosos

Aunque es un elaborador al que ya conocemos más en profundidad, quién se resiste a catar la Colección de Añadas Williams de la bodega Williams & Humbert. Comenzamos con el Fino en Rama Jaleo 2010, elaborado exclusivamente con mosto yema de uva Palomino procedente de los pagos de Añina y Carrascal (cepas de entre 20 y 60 años sobre suelo de albariza con más de un 40 % de caliza) y criado bajo velo de flor durante nada menos que nueve años. A la vista es dorado, y en nariz resulta muy expresivo, pero donde realmente sorprende es en boca: muy elegante, seco, con una clara presencia de las levaduras (panadería) y de la crianza (almendra amarga) y un posgusto muy largo.

Williams & Humbert Colección Añadas Palo Cortado en Rama 2002 V Salón de los Vinos Generosos

Continuamos con el Palo Cortado en Rama 2002. Se trata de un vino realmente especial, ya que fue clasificado como palo cortado por el comité de cata de la Denominación de Origen en 2019 debido a su especial perfil organoléptico, si bien en realidad se trata de un vino encabezado inmediatamente tras la fermentación que no ha tenido crianza biológica y ha hecho toda su crianza oxidativa en botas de roble americano de 500 y 600 litros. Con un color entre ámbar y caoba, su nariz es compleja aunque no muy intensa, mientras que su boca es sedosa, punzante, intensa y mineral, con un trago muy largo, persistente y complejo; una delicia que aúna la rareza de ser un vino generoso de añada con la de tratarse de un palo cortado sin crianza biológica.

Williams & Humbert Colección Añadas Oloroso en Rama 2001 V Salón de los Vinos Generosos

Y terminamos con el Oloroso en Rama 2001. Como los anteriores, es un monovarietal de Palomino Fino procedente de los pagos de Añina y Carrascal, cuyo mosto yema fermenta de manera espontánea y se fortifica a 18º para envejecer de forma estática en las botas de roble americano del tradicional sistema de criaderas y solera. Este elegante vino de color caoba es complejo en nariz, aunque no muy intenso, lo que hace que percibamos con cierta intensidad la volatilidad de sus 21,5º de alcohol. El trago es largo, complejo, con un delicioso final de frutos secos, pero no es tan fácil de beber como sus compañeros de la Colección Añadas Williams.

V Salón de los Vinos Generosos (página siguiente →)