Palacio Quemado La Zarcita 2018

Cerca de Almendralejo, en una finca de 4.000 hectáreas, se cultivan de manera ecológica 100 hectáreas de un viñedo en el que las uvas Tempranillo, Garnacha Tintorera, Petit Verdot, Syrah y Cabernet Sauvignon conviven con castas portuguesas como la Trincadeira (o Tinta Amarela) y la Touriga Nacional. Se trata de un proyecto en el que unen sus fuerzas la familia Losada Serra (propietarios originales de la finca Palacio Quemado) y los Alvear, familia con larga tradición vitivinícola en Andalucía.
Palacio Quemado La Zarcita 2018 toma su nombre de un arroyo que corre por la finca, y es un homenaje a la Tierra de Barros, al terruño extremeño que en más de una ocasión nos ha sorprendido con sus vinos. Elaborado con un coupage de Garnacha Tintorera, Syrah y otras variedades vinificadas independientemente, el mosto fermenta en tanques de acero y hormigón, hace la maloláctica en barricas de 500 litros y reposa durante ocho meses en barricas de 500 litros de roble francés de segundo y tercer uso (75 %) y depósitos de hormigón (25 %).
En la copa destaca su precioso color rojo rubí, mientras que en nariz, de primeras, mandan los tostados, pero rápidamente el vino se abre, y el perfil olfativo cambia los terciarios por una fruta roja madura, especias, notas de campo y un toque de pimiento. En boca es agradablemente fresco, largo, con una sorprendente acidez cítrica, un toque balsámico y un claro recuerdo a ese suelo arcilloso de la Tierra de Barros, del terruño extremeño que en más de una ocasión nos ha sorprendido con sus vinos.

Palacio Quemado La Zarcita 2018 Corcho

🇬🇧
Palacio Quemado La Zarcita 2018 is a blend of Alicante Bouschet, Syrah and other separately vinified varieties, the must ferments in steel and concrete tanks, makes the malolactic fermentation in 500-liter barrels and rests for eight months in 500-liter second and third uses French oak barrels (75%) and concrete tanks (25%).
It shows a nice ruby ​​red color. On the nose we find toasted aromas that quickly give way to ripe red fruit, spices, countryside and a touch of pepper. In the palate it’s pleasantly fresh, long, with a surprising citric acidity, a balsamic touch and a clear remembrance of the clay soil from its terroir.

Palacio Quemado La Zarcita 2018 Trasera