Viñedo Guardia de Secastilla, en la D. O. P. Somontano.
Secastilla es el sueño de cualquier enólogo: un viñedo viejo de montaña plantado en bancales en una ladera pedregosa, aireada, elevada, bañada por el sol y por el viento, una auténtica joya con la que la bodega Viñas del Vero elabora unos vinos verdaderamente excepcionales.

A solo media hora al noreste de Barbastro, entre los embalses del Grado y Barasona, Secastilla es un anfiteatro de cepas de Garnacha con vistas a un barranco, Garnacha Tinta que convive con Garnacha Blanca y con Parraleta y Moristel, uvas autóctonas de la comarca de Somontano.

Cepas viejas del viñedo Guardia de Secastilla, en la D. O. P. Somontano.
Parcela Guardia en el viñedo de Secastilla, perteneciente a la bodega Viñas del Vero, en la D. O. P. Somontano.

Este viñedo es, decíamos, el sueño de cualquier enólogo porque lo tiene todo: nieves en invierno, lluvia en primavera, buena aireación, suelos minerales… Diego Mur, nuestro anfitrión, nos cuenta que fue precisamente el anterior enólogo de Viñas del Vero, Pedro Aibar, quien descubrió el viñedo por casualidad, haciendo bicicleta de montaña. Durante los primeros años, se explotó, sin demasiado éxito, en régimen de arrendamiento; hubo que realizar abundantes trabajos de recuperación, ya que estaba medio abandonado, y en la cuarta vendimia comenzó a demostrar todo su potencial.

Secastilla, nombre del pueblo y del valle donde se encuadran los viñedos, viene del latín septem castellum (siete castillos), en alusión a las fortalezas que defendían la zona de las invasiones musulmanas.

–Todos los trabajos son manuales –nos comenta Diego–. La buena aireación permite realizar una viticultura ecológica, con los mínimos tratamientos. Además, todo lo que le rodea es monte, sin otros cultivos, lo que, unido a la aireación, también permite mantenerlo a salvo de las plagas.

La viticultura tradicional de Secastilla

Algo que nos llama la atención es la alta densidad de cepas por hilera, con muchas plantas juntas y abundantes faltas. Diego nos explica que es habitual en la viticultura tradicional de la zona, en la que se entendía que era preferible plantar en exceso y que las cepas más débiles murieran a dejar más espacio entre plantas y arriesgarse a tener una peor cosecha. Por ese mismo motivo encontramos olivos y almendros en un viñedo que debía dar sustento a las familias que lo explotaban.

Diego Mur nos explica la singularidad de Secastilla.
Diego Mur, Brand Manager de González Byass, nos explica las singularidades de los viñedos del pago de Secastilla.

No obstante, la explotación que hace Viñas del Vero de las parcelas de Secastilla busca precisamente lo contrario: poca fruta pero de la mayor calidad posible–. Se hace una poda en verde muy severa, para dejar aproximadamente un kilo de uva por cada planta –reconoce Diego–. Además, realizamos una vendimia tardía. Tened en cuenta que estamos casi a 800 metros. Otra peculiaridad de Secastilla es que el viñedo se encuentra a casi media hora de la bodega, así que durante la vendimia se realiza un proceso de triaje a pie de viña, donde despalillamos la uva, la metemos en tanques y comienza la maceración antes de llegar a la bodega.

Secastilla es uno de los Grandes Pagos de España

La de 2019 será la vigésima vendimia de Secastilla, uno de los viñedos más singulares del Somontano, certificado como uno de los Grandes Pagos de España. En nuestro caso, acabamos la didáctica visita a este viñedo rodeado de encinas, enebros y quejigos degustando algunos de los vinos que producen sus uvas: Secastilla Garnacha Blanca 2017, un blanco muy frutoso y mineral, Secastilla La Miranda Garnacha 2016, una impecable Garnacha (85 %) con un toque de Syrah (12 %) y un pequeño aporte de Parraleta (3 %) y Secastilla Viñedos de Altura Garnacha 2014, un vino realmente serio, mucho más complejo, en el que encontramos unos taninos especialmente bien trabajados y un final amable; un excelente broche a una jornada en la que hemos aprendido un poco más de la viticultura de esta región, de su naturaleza prodigiosa y de cómo un viñedo escondido en un valle a espaldas de la carretera puede dar lugar a algunos de los mejores vinos del Somontano.

Secastilla es un viñedo singular de Viñas del Vero (antigua Compañía Vitivinícola Aragonesa), bodega que desde 2008 pertenece al grupo andaluz González Byass.

Cata en el viñedo de Secastilla.
La visita a Secastilla acaba con una cata de sus vinos en el viñedo.