Feria de vinos del Festival La Puebla, en Ponferrada. Ambiente.
Siete bodegas del Bierzo acudieron a la llamada de la asociación de comerciantes de la Puebla para formar parte de un evento que pretende concienciar sobre la importancia que el pequeño comercio tiene en la preservación de la vida de las ciudades. Cantariña, Merayo, Arias Vidal, Aurelio Feo, Luna Beberide, Adriá y Godelia dieron a probar sus vinos en un evento repleto de actividades.

La avenida de la Puebla es una de las principales arterias de Ponferrada. Antiguamente considerada como “la milla de oro” de la ciudad, en la actualidad muchos de sus locales están desocupados por el azote de la crisis económica y la migración del comercio minorista hacia el extrarradio.
Con el objetivo de dar visibilidad a su problema y devolver, aunque sea de forma efímera, el esplendor a esta emblemática vía berciana, los comerciantes han organizado el Festival La Puebla 2020, engalanando algunos de los escaparates de los locales vacíos y organizando numerosas actividades, incluidos “pintacaras” y juguetes tradicionales para los más pequeños, un mercadillo navideño, música en directo y, cómo no, una pequeña feria de vinos.

Cantariña Vinos de Familia

Comenzamos nuestro paseo por la avenida de la Puebla en el puesto de Cantariña Vinos de Familia, el proyecto que los hermanos Ysart Álvarez de Toledo han puesto en marcha para explotar el patrimonio vitícola familiar elaborando vinos de mínima intervención en los que las variedades denostadas del Bierzo como la Garnacha Tintorera o la Doña Blanca tienen tanto protagonismo como la propia Mencía. Ya hemos probado anteriormente su Cantariña 2 Viña de los Pinos 2017, pero en esta ocasión y a pesar del frío, encontramos una formidable evolución en botella que hace que este varietal de Mencía (90 %) con aporte de otras uvas se encuentre en un momento óptimo para su consumo.

Feria de vinos del Festival La Puebla, en Ponferrada. Cantariña Vinos de Familia.
Cantariña acudió con Cantariña 2 Viñas de los Pinos 2017, su varietal de Mencía.

Bodegas y Viñedos Merayo

Ubicada en San Andrés de Montejos, la bodega de la familia Merayo elabora vinos de calidad con las variedades autóctonas del Bierzo. Estamos habituados a alternar con Las Tres Filas, un monovarietal de Mencía que pasa seis meses en barricas, y a darnos algún que otro homenaje con Aquiana y La Galbana, vinos de crianzas más largas elaborados ambos a partir de cepas centenarias de Mencía, pero en esta ocasión nos decidimos por probar su Mencía 2018, un joven que realiza las fermentaciones alcohólica y maloláctica en depósitos de acero inoxidable y se embotella sin pasar por barrica. Se trata de un vino sencillo, sin defectos, muy fácil de beber, en el que la carga frutal de la Mencía se redondea con una agradable acidez.

Feria de vinos del Festival La Puebla, en Ponferrada. Merayo.
En el puesto de Bodegas y Viñedos Merayo se servía su Mencía 2018 y Tres Filas.

Familia Arias Vidal Viticultores

Nuestra siguiente parada fue el proyecto de José David Arias Vidal, viticultor de Villalibre de la Jurisdicción, que elabora desde 2016 los vinos Valle del Recunco. Su último lanzamiento, Valle del Recunco 2018, es un monovarietal de Mencía con una crianza de seis meses en barricas de roble que acaba de empezar su vida comercial. Se trata de un vino muy frutal, con cuerpo, fácil de beber y capaz de transmitir la esencia del terruño. Tuvimos ocasión de probarlo por primera vez a finales de agosto, recién embotellado, y en esta nueva cata, a pesar de la baja temperatura ambiente, volvimos a encontrar esa honestidad y esa fruta de calidad que ya se ha convertido en una característica distintiva de los vinos de este elaborador.

Feria de vinos del Festival La Puebla, en Ponferrada. Familia Arias Vidal, Valle del Recunco.
Valle del Recunco Roble 2018 repite la exitosa fórmula de la añada anterior.

Aurelio Feo Viticultor

Desde que probamos por primera vez su Buencomiezo 2012, no dejamos pasar la ocasión de degustar los vinos de la familia Feo siempre que los encontramos en una carta o en la pizarra de los vinos por copas. En este caso, la sorpresa vino de la mano de Collage 2019. Recién embotellada, la nueva añada del vino blanco de esta bodega de San Andrés de Montejos supone un cambio de estilo que, desde nuestro punto de vista, es todo un acierto. En nariz se mostraba muy expresivo, con un claro predominio de los aromas de fruta de hueso sobre los florales en un vino exuberante en boca que este año cuenta con un aporte extra de Godello y que estamos convencidos de que no será la última vez que caiga en nuestras manos.

Feria de vinos del Festival La Puebla, en Ponferrada. Aurelio Feo Viticultor.
Collage 2019 es un blanco fresco y sorprendente de Aurelio Feo.

Luna Beberide

Mencía 18, la actual añada del monovarietal de Mencía más joven de la bodega al frente de cuya dirección técnica se encuentra Alejandro Luna, es uno de nuestros vinos de chateo favoritos. Se trata de un vino sin madera que muestra toda la expresión de la fruta a cada sorbo en un trago intenso y adictivo. La añada 2019 descansa actualmente en los depósitos de acero inoxidable de la bodega a la espera de ser embotellada, y reconocemos que estamos impacientes por ver si sigue en la misma línea que la de este goloso y refrescante 2018.

Feria de vinos del Festival La Puebla, en Ponferrada. Luna Beberide.
¿Puede un vino joven de Mencía ser fresco a la vez que goloso? La respuesta es Mencía 18, de Luna Beberide.

Bodegas Adriá

Reconocemos que no tenemos muy catados los vinos de este productor de Villafranca del Bierzo, por lo que aprovechamos la ocasión para probar tres de ellos. Adriá Godello 2018 es un monovarietal de Godello que permanece dos meses sobre sus lías antes de pasar a la botella. Es fresco, equilibrado y carente de defectos, y de hecho en la fresca noche en la que lo catamos se mostraba claramente más expresivo que la mayoría de los tintos. Adriá Mencía 2018 repite la fórmula de su hermano blanco, pero con Mencía. Nuevamente nos encontramos con un vino sin defectos, que en esta cata quedaba algo “apagado” por el frío ambiente. Por último, Silk 2017 (conocido en añadas anteriores como Vega Montán Silk) es, como promete su nombre, una versión más sedosa de una Mencía con una breve crianza en foudre.

Feria de vinos del Festival La Puebla, en Ponferrada. Bodegas Adriá.
Adriá acudió a la llamada de los comerciantes de La Puebla con tres propuestas diferentes.

Godelia Bodega y Viñedos

Lamentablemente, no nos quedó tiempo de pasarnos por la mesa de Godelia, una de las bodegas más interesantes del Bierzo por combinar la elaboración de vinos tradicionales con propuestas poco habituales, como su espumoso de método tradicional Godelia Cuvée o Libamus, su vino dulce de uvas Mencía sobremaduradas en viñedo.
En cualquier caso, más allá de ofrecernos la oportunidad de probar algunos de los vinos jóvenes más representativos de la D. O. Bierzo y la posibilidad de hablar con algunos de sus elaboradores, el Festival La Puebla fue una fantástica ocasión de ver revitalizada esta arteria de Ponferrada, aunque fuera solamente por un día, y de comprobar cómo el esfuerzo de unos pocos es capaz de mover a muchos.