Don Jacobo 2018 Vendimia Seleccionada

No resulta fácil ser ecológico en La Rioja. Ser ecológico implica mermas en la producción, incremento en los costes, un aumento del riesgo de perder la cosecha… Pero a la larga, si quieres calidad, ser ecológico es el único camino. Bodegas Corral emprendió ese camino hace ya cuatro años, y Don Jacobo Vendimia Seleccionada 2018 es uno de sus frutos.
Estamos ante un monovarietal de Tempranillo procedente de viñedos en vaso de entre 20 y 60 años, suelos arcillosos ferrosos y altitudes medias.
Una vinificación convencional y una crianza de tan solo seis meses en barrica de roble americano dan como resultado este vino de color picota oscuro con halo carmesí y una lágrima fina pero persistente. Tarda mucho en abrirse, por lo que si lo tomas en un restaurante es mejor que lo pidas decantado. En nariz predominan los aromas terciarios, con un particular perfil a hoja de periódico, tabaco, tinta china y una fruta negra que aparece de fondo. Un tanino marcado y una gran acidez son los protagonistas al paso por la boca, con un fondo frutal y un final lácteo.
Es un vino rebosante de vida, que ahora mismo pide un poco más de guarda en la botella. Pero, sobre todo, es el ejemplo de una bodega de 120 años que ha decidido apostar por respetar la tierra y emprender el camino de la ecología.
🇬🇧
It is not easy to be ecological in La Rioja. Going green implies declines in production, increased costs, an increased risk of losing the harvest … But in the long run, if you want quality, going green is the only way. Bodegas Corral started to follow that path four years ago, and Don Jacobo 2018 Vendimia Seleccionada is one of its fruits.
This Tempranillo single varietal from 20 to 60 years old vineyards, ferrous clay soils and medium altitudes ages in American oak barrels for just six months. It’s a dark cherry-colored wine with a crimson rim and a fine but persistent tear. It takes a long time to open, and its nose mainly shows tertiary aromas, with a particular profile of newspaper, tobacco, Indian ink and a black fruit that appears in the background. Intense tannin and great acidity are the protagonists when it passes through the palate, with a fruity base and a dairy finish.