Clemente-Peral-vino-San-Juan-de-la-Nava-Garnacha

El Mundo se divide en: la gente a la que no le gusta el vino, la gente a la que sí, los frikis del vino, los mega-frikis (como nosotros), los ultra-mega-frikis… y Marcos Peral. Y es que si algo tenemos que agradecerle a nuestra cuenta de Instagram (y ahora también a nuestra web) es que nos ha permitido conocer a un puñado de frikis del vino realmente interesantes, entre los cuales Marcos ocupa un lugar destacado.
Todo comenzó con la forja de las grandes Garnachas… Que noooo. Todo comenzó cuando casualmente dimos con su cuenta de Instagram, en la que Marcos explica un montón de cosas de sus viñas y su micro-bodega. Contactamos con él, vimos (y catamos) lo que hacía, y nos trajimos alguna botella de Clemente Peral, el vino que elabora en honor a su abuelo con las Garnachas de sus viñedos viejos en San Juan de la Nava (Ávila).
Clemente Peral 2017 fermenta en ánforas octogenarias, donde también hace la maloláctica. Cuarenta días y cuarenta noches después, se trasiega a barricas usadas de roble francés, donde envejece durante medio año antes de pasar a la botella.
Nada más abrirlo, la Garnacha se muestra en todo su esplendor, visualmente, en nariz y, por supuesto, en boca. Es oscuro, color rojo violaceo. Tiene un aroma intenso a fruta roja y negra, y también a violetas. Cuando se oxigena aparecen cacao y regaliz. Pero lo mejor está en el paladar, con una entrada intensa, golosa y una salida en la que encontramos algo de astringencia y esas notas de monte bajo que nos transportan directamente a los viñedos viejos con suelos arenosos que Marcos cuida como el auténtico friki del vino que es, como el indiscutible Señor de las Garnachas.
🇬🇧
Clemente Peral 2017 is a Grenache varietal from Sierra de Gredos that ferments in old amphoras, where it also makes the malolactic before ageing in French oak barrels for half a year.
It has an intense aroma of red and black fruit, and also violets. When it’s oxygenated, cocoa and licorice appear. But the best is in the palate, with an intense, gourmand entrance and an exit in which we find some astringency and notes of countryside.