Chateau Porto Carras 2008

Hoy es todo un clásico de los vinos griegos, pero en su momento era un perro verde. De la mano de Émile Peynaud, el padre de la enología moderna, Domaine Porto Carras elaboró su primera añada de este vino en 1971, mezclando por primera vez una uva griega autóctona (la más antigua, de hecho, de cuantas se conocen) con variedades foráneas.
Chateau Porto Carras 2008 es un varietal de Limnio con un aporte de Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc. Las uvas proceden de cultivo orgánico, se vendimian a mano, realizan una vinificación convencional, y el vino se trasiega a barricas de roble francés en las que permanece 24 meses antes de pasar a la botella, en la que espera al menos otro par de años en bodega.
Su color cereza con un ribete teja ya nos da una pista sobre lo que vamos a encontrar en boca. La nariz es muy limpia. Fruta negra madura, notas tostadas, licor café, aromas integrados impecablemente nos llevan a Burdeos en un viaje olfativo que nos crea unas expectativas formidables. Finalmente la boca no defrauda. Es compleja, con la fruta llevando la batuta de una sinfonía de impecable acidez, taninos muy domados y un posgusto muy largo. En la boca está todo amalgamado, hay complejidad, intensidad y a la vez nos sorprende una frescura en la que sus solo 13º probablemente tengan mucho que ver.
Y mientras degustamos esta obra de arte, reparamos en una contraetiqueta con mucha información, la medalla de oro de la International Wine & Spirit Competition y, en la esquina superior izquierda, una dedicatoria a Émile Peynaud, al padre de la enología moderna y al autor espiritual de este vinazo griego a quien, por supuesto, dedicamos uno de los muchos bridis de la noche.

Chateau Porto Carras 2008 Etiqueta Trasera

🇬🇧
Chateau Porto Carras 2008 is a Limnio varietal with Cabernet Sauvignon and Cabernet Franc. The organic farming grapes are hand harvested and fermented, and the wine ages for 24 months in French oak barrels.
Its cherry color with a tile rim gives way to a very clean nose with ripe black fruit, toasted notes and coffe liquor, while in the palate we find complexity, intensity, good acidity, soft tannins and a surprising freshness.