Graciano / Tintilla de Rota / Parraleta

La uva Graciano es habitual en La Rioja, Navarra, Andalucía y Somontano, si bien en Andalucía se conoce como Tintilla de Rota, mientras que en el Somontano recibe el nombre de Parraleta. En Languedoc-Rosellón (Francia), el Graciano se conoce como Morastel o Courouillade, mientras que en California (EE.UU.) ha sido bautizada como Xeres. Se trata de una variedad tinta, vigorosa, de maduración tardía y bajo rendimiento. Según el MAPA (Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación), el Graciano es difícil de cultivar, su mosto es fresco, de color rojo muy vivo y se degrada rápidamente debido a la tendencia a la oxidación. El MAPA afirma también que los vinos elaborados con Graciano tienen sabor a regaliz, carácter tánico y son algo amargos, además de ricos en sustancias pécticas que dificultan la clarificación. En la práctica suele emplearse como parte minoritaria en el coupage con Tempranillo, aunque cada vez es más habitual encontrar vinos monovarietales de calidad elaborados con esta uva, tanto en Rioja como en Cádiz.

Uva Graciano

Raquel Pérez Cuevas, bodeguera de Queirón, en la cata Armonías y Polifonías de Queirón, celebrada en Madrid Fusión 2021 The Wine Edition

Armonías y Polifonías de Queirón en Madrid Fusión 2021

Queirón Viñedos Familiares organizó una cata en Madrid Fusión 2021 The Wine Edition en la cual, además de conocer su proyecto y sus cuatro familias de vinos, disfrutamos del maridaje musical escogido para cada una de ellas por el guitarrista Alejandro Hurtado.

Cata de los vinos Forlong.

Cata de los vinos de Forlong

Tras haber conocido el proyecto Forlong en su parte más teórica, toca catar nada menos que 12 de los vinos con los que Rocío Áspera y Alejandro Narváez reinterpretan las variedades autóctonas, los suelos y las reglas de los vinos del Marco de Jerez.

Ramiro Ibáñez en Las Vegas, un viñedo del pago del Carrascal.

Cota 45, el proyecto de Ramiro Ibáñez

Cota 45 es el proyecto vitivinícola de Ramiro Ibáñez. Sus vinos, procedentes de pagos históricos de las inmediaciones de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), se elaboran por parcelas y variedades, no están fortificados y se crían en soleras estáticas. La expresión de las variedades autóctonas como la Perruno o la Uva Rey y los diferentes suelos de albariza de los distintos pagos son las claves de unos vinos de añada que pretenden recuperar la esencia de las elaboraciones más tradicionales del Marco de Jerez.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies