Vino de la Tierra de Castilla y León

Vino de la Tierra de Castilla y León es una Indicación Geográfica Protegida (I. G. P.) creada en el año 2.000 que ampara a todos los productores ubicados en alguna de las localidades comprendidas en Castilla y León, que es la comunidad autónoma con mayor superficie de España, con 94.224 km2. Así, cualquier vino elaborado en Castilla y León puede adscribirse a esta I. G. P. en la que es habitual encontrar vinos muy diversos: desde vinos del Bierzo cuyo coupage no está formado mayoritariamente por Mencía, Godello o cualquiera de las uvas admitidas por su D. O. P., hasta grandes elaboraciones que no quieren tener que ceñirse a las reglas de tiempos de crianza o al veredicto de los comités de cata de las denominaciones de origen, pasando por los productos de vitivinicultores independientes. La I. G. P. Vino de la Tierra de Castilla y León no posee órgano de gestión, sino que depende directamente del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León. Aunque no plantea restricciones de área, su pliego técnico sí establece limitaciones por las características físico-químicas de los vinos (porcentajes de alcohol mínimos y máximos, acidez o cantidad de SO2) y limitaciones de producción en función de la superficie, si bien éstas son tan altas que, de facto, resultan prácticamente inalcanzables.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies