Cata de nuevas añadas en Vinos LOF
Un año después de hablar de su proyecto, volvemos a la bodega de Vinos LOF para conocer sus novedades y catar tanto sus barricas como alguno de los vinos que han embotellado más recientemente.

Queda poco tiempo para la vendimia en Valtuille de Albajo. Las bodegas revisan sus depósitos, trasiegan sus barricas y se preparan para recibir los frutos de una añada difícil pero prometedora. Víctor, Héctor, María y Paula no son una excepción. Este año, además, se han visto obligados a buscar un plan B para vinificar un posible excedente de uva que no puedan vender, un plan B que supone, como de costumbre en la familia LOF, tirar de esfuerzo y maña más que de recursos y fabricar una enorme cuba de acero inoxidable en la que procesar ese excedente.

Muestras de mostos previas a la vendimia en la bodega de Vinos LOF.
En las bodegas “se huele” la vendimia. En la de Vinos LOF, una muestra de mostos descansa sobre un poyete.

La nueva cuba se suma a una veterana prensa horizontal recuperada de una vieja bodega de Valtuille, prensa que se añade, asimismo, a la embotelladora que desde hace unos meses fue también restaurada por Víctor (en la parte eléctrica) y Héctor (en la parte mecánica. Y en la nueva visita encontramos también un nuevo botellero. Pero, sin más preámbulos, pasamos a la cata.

Cata de Vinos LOF

LOF vinifica todo por parcelas, que es la única forma de descubrir el verdadero potencial que pueden ofrecer las cepas de distintos parajes. Por tanto, vamos a catar tanto vinos completos como otros que tan solo son partes del ensamblaje de los futuros vinos.

Cata de Angelita Chardonnay 2019 en la bodega de Vinos LOF
Catamos Angelita Chardonnay 2019 junto al nuevo botellero de la bodega de Vinos LOF.

Comenzamos por Villalibre 2019. Hay dos barricas de 225 litros y otra de 500, y en ellas encontramos una Mencía más vertical, sápida y fresca que la que encontramos en sus parcelas de Valtuille de Abajo.
A continuación catamos la barrica de una parcela realmente especial. Estamos ante Agro 2019, un vino que procede de la viña más alta y fresca que tienen en Valtuille, con cepas viejas, de porte muy compacto, plantadas en un viñedo sano y bien ventilado que aran cada año. De esta parcela recogieron algo menos de 2,5 toneladas de uva con las que se elabora un vino fresco y vertical en el que se fermenta la Mencía 100 % con raspón.

Viñedo de Vinos LOF en Villalibre de la Jurisdicción
El viñedo de Vinos LOF en Villalibre de La Jurisdicción ofrece una Mencía más fresca y vertical que la de la mayoría de parcelas de Valtuille de Abajo.

Cobos 2019 es muy interesante, ya que representa el corazón de su vino Vi LOF. Es una Mencía muy frutal, claramente más tánica, de la que se elaboraron 3.000 kilos, la mitad con raspón y la otra mitad despalillada. De las dos barricas que catamos (una bordelesa y otra de 500 litros), la más grande es algo más frutal y está más expresiva.
La Fontiña de Nai 2019 nos sorprende por su gran equilibrio. La que hasta ahora es la parcela estrella de Vinos LOF nos ofrece en barrica una nariz realmente frutal y una boca muy dócil. Es un vino que está para beber pero que claramente promete una buena evolución en botella.

Cata de nuevas añadas de Vinos LOF.
Catamos numerosas elaboraciones que los hermanos López Folgueral tienen en sus barricas. Mientras, los depósitos de acero inoxidable permanecen en estado de revista, listos para recibir los frutos de la nueva vendimia.

Y la mayor sorpresa de la cata viene con la última barrica. En Matalospardos 2019 encontramos una Mencía mucho más compleja que en las anteriores elaboraciones. Es equilibrado y es también frutal, pero encontramos notas de cacao, de especias y aromas que sugieren un mayor aporte de la madera, poco habitual en los vinos de LOF.

Dos nuevos vinos: Matalospardos 2018 y Angelita de Valtuille 2019

Acabada la cata de barricas, Víctor y María nos invitan a probar dos de los vinos de su botellero. Comenzamos precisamente con la añada 2018 de Matalospardos, que se estrena como parcelario, y encontramos un vino muy redondo, nuevamente frutal y nuevamente con ese toque de especias y cacao que nos descoloca un poco en la Mencía y que dota a este vino de una enorme personalidad. Hay también ciertas trazas de la crianza en forma de azúcar quemado en un vino mucho más complejo.

Cata de Matalospardos 2018 en la bodega de Vinos LOF
Cata de Matalospardos 2018, nuevo vino parcelario de la bodega, aún sin etiquetar.

A continuación, descorchamos la segunda añada del monovarietal de Chardonnay de Vinos LOF. Angelita de Valtuille 2019 es un vino con muchísima fruta y un perfil claramente más goloso que el de su primera y anterior añada. Hay 1.700 botellas, y será interesante comprobar cómo evoluciona con el paso del tiempo, ya que su 2018 ha ido experimentando una interesante mejora con el paso de los meses.

El viñedo de LOF en Villalibre de la Jurisdicción

Durante la cata hablamos de mil cosas, de mil proyectos y, por supuesto, de La Jurisdicción, ese nuevo Godello recientemente embotellado por Vinos LOF que muy pronto se lanzará al mercado. Y como unas cosas llevan a otras cosas, Víctor y María nos proponen visitar el viñedo de Villalibre de la Jurisdicción, el “nuevo territorio” en el que la familia ha injertado Godello sobre cepas viejas de Mencía. Se trata de un viñedo ubicado en la parte más alta de una ladera de los montes que separan Villalibre y Rimor, al suroeste de Ponferrada, un lugar que parece apartado del mundo en el que los López Folgueral han conseguido concentrar casi dos hectáreas de un viñedo que parece sacado de la misma Toscana.

Atardecer en el viñedo de Vinos LOF en Villalibre de la Jurisdicción
Visitamos al atardecer el viñedo de Vinos LOF en Villalibre de La Jurisdicción, en la comarca leonesa del Bierzo.

Y la tarde acaba en realidad en noche, descorchando dos botellas más durante la cena. Comenzamos con el fruto de las cepas del viñedo “escondido” de Villalibre. La Jurisdicción Godello 2019 es, básicamente, lo que esperas cuando lo descorchas: un Godello muy fresco, sin barrica, con muy buena acidez, aromas a pera y a manzana en una nariz limpia y generosa que da paso a una boca realmente adictiva. Hay una buena fruta detrás de cada trago que nos hace pensar qué tal le sentaría una estancia en barrica.

La Jurisdicción Godello 2019. Vinos LOF.
Cata de La Jurisdicción Godello 2019; el primer monovarietal de Godello de Vinos LOF, y el único vino de la bodega que no pasa por barrica.

Y acabamos, como no podía ser de otra manera, con La Fontiña de Nai 2018, con la última añada de esa Mencía seria de cepas centenarias en la que la fruta se reviste de notas minerales, esa Mencía que nos cuenta una historia a cada trago mientras acompaña las historias de quienes comparten la botella en una de esas noches de verano previas a la vendimia.