Bordón Viña Sole Tête de Cuvée Reserva 2017

Sentimos debilidad por los blancos de guarda; no es ningún secreto. Los aromas terciarios y los años en botella le aportan una complejidad y unos matices al vino que nos encantan. Por eso, cuando esta botella de Bordón Viña Sole Tête de Cuvée Reserva 2017 cayó en nuestras manos, nuestra primera intención fue guardarla unos cuantos años, sobre todo después de haber catado un Viña Soledad 1959 hace tan solo unos meses en una cata de añadas del siglo XX de Bodegas Franco Españolas (puedes leer el reportaje pinchando este enlace). Pero queríamos saber cómo es este vino en el momento de salir al mercado, así que, sin darle más vueltas, decidimos coger el sacacorchos y abrir la botella antes de que el romanticismo se adueñara de ella y la pusiéramos a dormir unos cuantos años en nuestra bodega.

Bordón Viña Sole Tête de Cuvée Reserva 2017. Cápsula.
Bordón Viña Sole Tête de Cuvée Reserva 2017. Corcho.

Viña Sole Reserva 2017 es un monovarietal de Viura procedente de viñedos con una edad media de 80 años, plantados sobre suelos aluviales de origen glacial. Se trata de unos viñedos conducidos en vaso y orientados al norte que se encuentran en las localidades de Sojuela, Arenzana, Manjarrés, Hornos de Moncalvillo y Medrano, en la denominación de origen Rioja.

Tras una vendimia manual, las uvas tienen una maceración pelicular de entre 24 y 48 horas, y el mosto fermenta durante unos cuarenta días con remontados diarios. Posteriormente, el vino tiene una crianza en barricas de roble francés y americano de 23 meses, con batonages cada 15 días y trasiegos cada seis meses.

Lo que nos encontramos cuando nos servimos una copa de Bordón Viña Sole Tête de Cuvée Reserva 2017 es un vino de un color amarillo pajizo con reflejos metálicos. Su nariz es compleja; en ella encontramos fruta blanca acompañada de cítricos, flores secas, laurel, especias y notas tostadas y de panadería. En boca destaca una gran acidez y una buena estructura, lo que le augura una gran capacidad de guarda, en un trago frutal, untuoso y largo.

Sin lugar a dudas, se trata de un vino que se puede disfrutar ya, pero que promete crecer con los años; uno de esos maravillosos blancos de guarda de Rioja por los que nosotros sentimos debilidad.

Bordón Viña Sole Tête de Cuvée Reserva 2017. Etiqueta trasera.
VinoAlcoholProducciónPrecio (75 cl)
Bordón Viña Sole Tête de Cuvée Reserva 201713 %6.171 botellas de 75 cl29,95 euros

Suscríbete a la newsletter de Nos Vamos de Vinos

* indicates required


Introduce tu e-mail para recibir nuestra newsletter y haz clic en el botón ‘SUBSCRIBE’


Detalle de una barrica. Nos Vamos de Vinos

Hemos creado este espacio para ti

Si quieres que los lectores de Nos Vamos de Vinos accedan a la web de tu bodega, distribuidora, tienda, vinoteca, hotel rural… a través de un enlace con foto como éste, te sorprenderá lo económico que es.

🇬🇧

Bordón Viña Sole Tête de Cuvée Reserva 2017: A Rioja white wine for aging that deserves a place in your cellar

We have a weakness for aged whites; it’s no secret. Tertiary aromas and years in the bottle add complexity and nuances to the wine that we love. So, when this bottle of Bordón Viña Sole Tête de Cuvée Reserva 2017 fell into our hands, our initial intention was to keep it for a few years, especially after having tasted a Viña Soledad 1959 just a few months ago in a tasting of XX century vintages from Bodegas Franco Españolas (you can read the article by clicking this link). But we wanted to know what this wine is like when it hits the market, so without further ado, we decided to grab the corkscrew and open the bottle before romanticism took over, and we put it to sleep for a few years in our cellar.

Bordón Viña Sole Tête de Cuvée Reserva 2017. Detalle de la etiqueta.

Viña Sole Reserva 2017 is a single-varietal Viura from vineyards with an average age of 80 years, planted on alluvial soils of glacial origin. These are bush-trained north-facing vineyards located in the towns of Sojuela, Arenzana, Manjarrés, Hornos de Moncalvillo, and Medrano, in the Rioja denomination of origin.

After manual harvesting, the grapes undergo skin maceration for between 24 and 48 hours, and the must ferments for about forty days with daily pump-overs. Subsequently, the wine ages in French and American oak barrels for 23 months, with batonnage every 15 days and rackings every six months.

What we find when we pour a glass of Bordón Viña Sole Tête de Cuvée Reserva 2017 is a wine with a straw-yellow color and metallic reflections. Its nose is complex; we find white fruit accompanied by citrus, dried flowers, laurel, spices, and toasty notes with hints of bakery. On the palate, it stands out for its great acidity and good structure, which augurs well for its aging potential, in a fruity, unctuous, and long sip.

Undoubtedly, it’s a wine that can be enjoyed now but promises to evolve with the years; one of those marvelous aged Rioja whites that we have a weakness for.

↓↓ Gracias por compartir este contenido ↓↓