Abel Mendoza Jarrarte 2015

¿Qué debes esperar en un Rioja? En un Rioja, en uno de los buenos, has de encontrar sabiduría, esfuerzo, honestidad, terruño… La sabiduría heredada por generaciones de viticultores… el esfuerzo por mantener el nivel que se le presupone a la denominación de origen más antigua de nuestro país… la honestidad llevada a rajatabla tanto en el viñedo como en la bodega, sin la cual no es posible elaborar buen vino… el terruño, la identidad, la tipicidad, todo aquello que hace que un Rioja sea lo que es.
En cada trago de este Abel Mendoza Jarrarte 2015 hay sabiduría, esfuerzo, honestidad, terruño… comenzando por su nariz golosa, bastante intensa y, sobre todo, limpia, con frutos rojos, leves notas ahumadas, toques de pimienta… continuando por una boca que es sencillamente deliciosa, frutal, amable, equilibrada, con un toque balsámico y un final licoroso.
Para su elaboración se emplea exclusivamente uva Tempranillo de viñedos de en torno a 35 años, de cultivo ecológico. Tras la fermentación, el vino hace una crianza de en torno a 12 meses en barricas nuevas de roble francés, si bien no está sujeto a una receta fija, sino que cada añada pide una crianza, como nos explicaba su elaborador cuando le visitamos hace algo más de un año. Y es que un gran vino no necesita presumir del marchamo de “crianza” o “reserva” en una tirilla pegada en la parte de atrás de una botella, sino demostrar su calidad cuando esa botella se descorcha y ofrecernos un sorbo de sabiduría, esfuerzo, honestidad, terruño…

Abel Mendoza Jarrarte 2015 Etiqueta Trasera

🇬🇧
In each sip of Abel Mendoza Jarrarte 2015 there is wisdom, effort, honesty, terroir … starting with a sweet nose, quite intense and, above all, clean, with red berries, light smoky notes, hints of pepper … continuing for a delicious, fruity, easy and balanced palate, with a balsamic touch and a liqueury finish.
It’s made with just organic farmed Tempranillo grapes from 35 years old vines. After fermentation, the wine is aged for around 12 months in new French oak barrels, although it’s not subject to a fixed recipe, but each vintage asks for an aging, as its producer explained to us when we visited him last year.