Sandeman Old Tawny Porto. 100 years Porto tasting
El valle del Duero es una visita imprescindible para todo winelover, y la Quinta do Seixo, donde se elaboran los vinos de Sandeman, es una parada obligada. Aparte de gozar de unas vistas espectaculares, en su wine bar podrás disfrutar de una cata vertical de tawnies envejecidos 10, 20, 30 y 40 años: un siglo de oportos.

Si Oporto es un hito que todo amante del vino debe visitar al menos una vez en su vida, la región vitícola del Alto Duero es, si cabe, más imprescindible. Allí nacen los vinos que antiguamente viajaban hasta Oporto recorriendo en «rabelos» el curso del río Duero, y allí precisamente, en la ladera Sur del cañón de este río, flirteando con las nubes, encontramos la Quinta do Seixo, la bodega de Sandeman, en cuyo wine bar vamos a disfrutar de una cata realmente especial en un entorno único: 100 Años de Oporto o, lo que es lo mismo, Tawnies de 10, 20, 30 y 40 años.

Sandeman Old Tawny Porto rested 10 Years

El Tawny de 10 años es el más oscuro y, olfativamente, el más intenso, con predominio de fruta madura y de almendras amargas. Su boca es muy compleja, su trago es largo, y el fondo nos recuerda al mazapán.

Sandeman Old Tawny Porto aged in Small Oak Casks for 20 Years

Diez años más tarde, la nariz ha perdido una buena parte de la fruta, que ya no es tan madura, y que reaparece con más intensidad en el retronasal, junto con un recuerdo a caramelo toffe. Cuando se abre, gana en intensidad y en equilibrio, y aromáticamente se vuelve más frutal, rejuvenece. Junto con la fruta, en boca hay tostados y vainilla, con un posgusto amable.

Sandeman Old Tawny Porto aged 30 Years

A sus 30 años, la nariz es muy limpia, con almendras amargas y algo de tabaco. En boca es suave a la vez que potente, hay caramelo, miel, madera sin tostar y, en el retronasal, licor de guindas en un vino quizá algo más discreto que los anteriores, lo que nos permite descubrir una cierta acidez.

Sandeman Old Tawny Porto aged 40 Years

Y si a los 30 años hemos vivido un pequeño bache, a los 40 hay toda una explosión de madurez: guindas, cereza y almendra amarga para la nariz, y una piruleta Kojak en la boca que es cereza pura en el retronasal. Sandeman 40 Years es el más amable de los cuatro oportos, nuestro favorito, seguido muy de cerca por el “veinteañero”.

Y, si no te gustan los oportos, da igual. No hay excusas para no visitar el asombroso emplazamiento de una bodega rodeada de bancales que dibujan con cepas las líneas de nivel del cañón por el que los «rabelos» navegaban cargados de barricas hacia Oporto.