César Márquez nos explica sus vinos en su bodega.
César Márquez es uno de los elaboradores más interesantes del actual panorama vinícola de El Bierzo. Aprovechando una reciente visita a su bodega, queremos proponerte 10 claves para entender un poco mejor su proyecto y apreciar aún más sus vinos.

Ya hemos hablado largo y tendido del proyecto vitivinícola de César Márquez, uno de los más interesantes del actual panorama de los vinos de El Bierzo. Así que aprovechando una reciente visita a su bodega en Valtuille de Abajo en la que hemos podido catar numerosas barricas de su añada 2021, aún sin embotellar en el momento de escribir estas líneas, hemos querido dar algunas claves sobre sus vinos que creemos que ayudan a entender el trabajo y la filosofía que se esconde detrás de etiquetas como Sufreiral, Parajes o La Salvación.

Todos los vinos se elaboran por parcelas

Una de las claves de los vinos de César Márquez son las micro-vinificaciones. Cada parcela se elabora y se cría por separado. Esto implica realizar cerca de medio centenar de fermentaciones diferentes y manejar unas 80 barricas, lo que supone una complejidad extraordinaria para elaborar apenas media docena de vinos. Pero, como nos comenta el propio César: “Elaborar por separado me permite aprender cómo se comporta cada parcela, saber qué es lo que en realidad ofrece cada zona, y me permite descartar barricas que no encajan con los vinos que quiero hacer”.

Valtuille de Abajo desde el Castro Ventosa o Castro Bergidum.
Vista de Valtuille de Abajo, donde César Márquez tiene su bodega, desde el Castro Ventosa o Castro Bergidum.

Hay vinos de paraje, de villa, de región… y un blanco

Los vinos de César Márquez no se jerarquizan por su elaboración o crianza, que es similar en todos ellos, sino por el origen de sus uvas. Parajes es, en cierto sentido, la entrada de gama; un vino que ofrece una muestra de la diversidad del Bierzo, ya que para elaborarlo se ensamblan barricas de varias zonas. Valtuille (anteriormente conocido como Las Firmas), es un vino de villa, elaborado ensamblando barricas de diferentes parajes de Valtuille de Abajo. El Rapolao, El Llano, Pico Ferreira y Sufreiral son vinos parcelarios de diferentes zonas del Bierzo, mientras La Salvación es, por el momento, el único vino blanco, y aunque originalmente empleaba uvas de diversas parcelas, en la actualidad es también un vino de paraje.

Los vinos de César Márquez en su bodega de Valtuille de Abajo.
Los vinos de César Márquez en su bodega de Valtuille de Abajo.

Elabora 52.000 botellas

Cuando comenzó su proyecto personal, en 2015, elaboró apenas 1.300 botellas. Año tras año ha ido doblando esta cifra, y actualmente confiesa que está cerca de su techo. No obstante, el año pasado volvió a incrementar su producción, con un total de 52.000 botellas.

César Márquez vende todo lo que produce

Desde el primer momento, los vinos de César Márquez tuvieron muy buena acogida tanto en España como en EE.UU., y el enólogo berciano reconoce que trabaja con muy pocos distribuidores, los cuales compran toda su producción, ya que la obsesión de César es centrarse en la elaboración. Aunque no descuida la parte comercial o promocional y es fácil verle en las ferias más importantes, si vas a su bodega no conseguirás que te venda ni una botella porque le gusta dejar claras las líneas del trabajo del bodeguero y del distribuidor y porque, aunque quisiera venderte la botella, probablemente ya no le quede ni una.

Interior de la bodega de César Márquez.

La bodega de César Márquez se encuentra en una vieja casona de Valtuille de Abajo que va rehabilitándose por fases. Cada año, César reinvierte allí parte de las ganancias de sus vinos.

Interior de la bodega de César Márquez.
Interior de la bodega de César Márquez.

Sus vinos son de mínima intervención, pero impecablemente limpios

Aunque el término “mínima intervención” está muy gastado por haberse aplicado a vinos que no están tan “mínimamente” intervenidos y por asociarse con frecuencias a vinos con defectos importantes que se excusan en “dejar que el vino se exprese”, los vinos de César Márquez son el perfecto ejemplo de lo que puede ofrecer un terruño sin adornarse con técnicas de elaboración vanguardistas o correcciones químicas. Las fermentaciones se llevan a cabo sin equipo de frío, con levaduras autóctonas, y los vinos hacen la maloláctica igualmente a temperatura ambiente, lo que muchas veces supone que se pare al llegar el invierno y se reanude con la primavera.

La elección del punto óptimo de maduración de la uva a la hora de la vendimia, entender el carácter reductivo de la Mencía, llevar escrupulosamente a cabo las elaboraciones con la máxima limpieza en la bodega, catar periódicamente muestras de todas las barricas, emplear madera de calidad… son algunas de las claves por las que un vino de mínima intervención puede ser tan limpio (o más) como un vino más técnico.

Su objetivo: la búsqueda de la finura

Además de un reconocido elaborador (ha sido nombrado como uno de los 10 mejores enólogos de España por Decanter), César Márquez es un gran catador, muy inquieto, siempre ávido de probar nuevos vinos a ciegas, descubrir, memorizar, organizar en su cabeza un completo mapa de regiones, variedades, estilos y añadas, y tiene muy clara la línea que quiere dar a todos sus vinos, en la que su obsesión es la búsqueda de la finura. Cada vez que te ve, César te pide que le cuentes si has probado algo nuevo que sea interesante de modo que pueda buscarlo, probarlo y aprender algo nuevo.

Esa inquietud le ha ido llevando, añada tras añada, a ir acercándose a sus objetivos jugando con la madurez, las maceraciones, el uso del raspón, la selección de las barricas cada vez de formatos mayores y de procedencias más específicas… todo ello en una búsqueda sin fin hacia ese lugar al que quiere llevar sus vinos.

Catamos algunas barricas de la añada 2021 de los vinos de César Márquez.
Catamos algunas barricas de la añada 2021 de los vinos de César Márquez.

Todos sus vinos hacen crianzas moderadas

No hay “robles”, “crianzas”, “reservas” o “grandes reservas”. Todos los vinos hacen crianzas similares, que dependen de lo que pida cada paraje y cada añada y que en general no llegan al año. César está empleando además cada vez formatos de barricas más grandes (de 500 litros en lugar de la tradicional barrica bordelesa de 225 litros) que limiten el contacto de la madera con el vino. Todas las crianzas se llevan a cabo en una casona de piedra de Valtuille de Abajo que César va restaurando poco a poco.

Raúl Pérez fue su mentor y quien le animó a dar el salto

César Márquez nació en una familia de viticultores, una larga saga dedicada al cultivo de la vid y a la elaboración de graneles, como era habitual en El Bierzo hasta hace no demasiado tiempo. De hecho Castro Ventosa, la bodega de su familia, elabora su primer vino con etiqueta propia en 1989. Tras acabar sus estudios de enología en Requena, en 2011, César comienza a trabajar con Raúl Pérez (su tío) en La Vizcaína de Vinos, el proyecto que Raúl acababa de fundar, para pocos años más tarde y animado por el propio Raúl dar el salto y empezar con su propio proyecto. 

César Márquez en su bodega de Valtuille de Abajo.
César Márquez en su bodega de Valtuille de Abajo.

César Márquez está pluriempleado

César Márquez divide su tiempo en varios proyectos. El que más tiempo le lleva es Castro Ventosa, la bodega familiar. Se trata de una bodega grande, con 85 hectáreas de viñedo propio, en la que siempre hay mucho por hacer. Y aparte de su proyecto personal, desde el pasado año César se ha hecho cargo también de la dirección técnica de Estévez, otra bodega de Valtuille de Abajo.

Exterior de la bodega de César Márquez.
Exterior de la bodega de César Márquez.

¿Dónde se pueden probar los vinos de César Márquez?

Fuera del Bierzo, puedes encontrar los vinos de César Márquez en diversos restaurantes y enotecas que trabajan con la distribuidora Alma Vinos Únicos. También es posible encontrarlos en tiendas on-line como Bodeboca, Lavinia, Decántalo, El Sumiller…

Lo ideal, no obstante, es degustar sus vinos en El Bierzo, donde los encontrarás en restaurantes emblemáticos como el Hostal Canadá (Toral de los Vados), el Mesón Don Nacho (Villafranca del Bierzo) o El Sexto Sentido (Ponferrada), así como en la tienda de vinos El Salgueral (Ponferrada).

Fuera de España, los vinos de César Márquez se encuentran en 44 países, con EE.UU. a la cabeza y México como la más reciente incorporación.

↓↓ Gracias por compartir este contenido ↓↓